Utopía.
UN DEBATE QUE NADA TIENE DE ESTÉRIL.

Publicado el 30 septiembre, 2013
Archivado bajo Artículo | No hay comentarios

*Después del niño (literalmente) ahogado, en este caso 147 víctimas mortales más los desaparecidos, es pertinente el pedido del secretario Miguel Osorio a los gobernadores para “dar la cara” y explicar lo que hicieron para cumplir su responsabilidad.

Por. Eduardo Ibarra Aguirre.

Hasta el 14 de septiembre la tormenta tropical Manuel ocasionó la muerte de ocho personas y el desbordamiento del río La Sabana, en Acapulco, mientras aquí y en miles de municipios se preparaba febrilmente la fiesta del Grito, y en pleno festejo la tragedia adquirió toda su magnitud en Guerrero y otros estados con la aparición de Ingrid, mientras el gobernador Ángel Aguirre disfrutaba entre trago y trago de la música ranchera en vivo, acompañado del cacique y presunto homicida Rubén Figueroa Alcocer y el otrora gobernador René Juárez Cisneros.

El presidente Enrique Peña sólo atinó a retirarse antes de la cena en Palacio Nacional para atender una reunión de gabinete sobre la emergencia que, sin embargo, no llevó a cancelar un oneroso desfile de miles de integrantes del Ejército, Marina y Policía Federal que muchísima falta hacían en las ciudades y sobre todo en las comunidades rurales del para entonces muy extendido desastre que aún pretenden vanamente envolver como natural.

El país y sus gobernantes estaban de jolgorio en buena medida, multiplicado por un largo puente y un duopolio de la televisión que años ha se apropió de la fiesta nacional por excelencia, para pervertirla hasta hacer de ella una caricatura patriotera y comercializada.

Después del niño (literalmente) ahogado, en este caso 147 víctimas mortales más los desaparecidos, es pertinente el pedido del secretario Miguel Osorio a los gobernadores para “dar la cara” y explicar lo que hicieron para cumplir su responsabilidad, al mismo tiempo que Gobernación, la dependencia que encabeza, todavía no detalla por qué la alerta ante la tormenta Manuel permaneció en amarillo y en el tercer nivel de cinco posibles durante la fase más crítica; pero tampoco cumple la promesa de mostrar los oficios de alerta expedidos “en tiempo y forma con base a lo que nos dio Conagua”.

Es demasiado importante deslindar responsabilidades gubernamentales en los tres niveles, como para “frenar el debate estéril”, cuando todavía no comienza y son abundantes los hechos como los registrados en los primeros dos párrafos, que documentan la muy lenta y un tanto errática reacción del Ejecutivo federal y guerrerense, cuando menos. Es de antología la propuesta de Peña para pedir a san Pedro que “cierre la llave”.

Naturalmente que no tiene que ser en demérito del apoyo a los paisanos en desgracia, agudizada por más lluvias, porque “la contingencia aún no termina” como dice bien Peña Nieto, y menos puede darse por concluida cuando organismos civiles afirman que de 700 comunidades dañadas sólo llegó ayuda a 100, la Diócesis de Tlapa acusa que las despensas no arriban a su destino y la secretaria de Desarrollo Social escucha molesta los reclamos por “el trato despótico de autoridades y la inacción del Ejército”.

Incluso suena muy bien la decisión presidencial de no permitir que se lucre con la tragedia –la famosa frase de Ernesto Zedillo respecto del asesinato de Luis Donaldo Colosio, aunque ganó la Presidencia de la República montado en la figura del sonorense de Magdalena de Quino–, pero incumple su palabra Enrique Peña porque Televisa, Banamex, Walmart y Soriana, para sólo mencionar algunos consorcios, están instalados en la lacrimógena campaña “¡Súmate ya!” para lavar su imagen ante los consumidores de sus servicios, presentándose como empresas generosas y humanitarias; también para vaciar sus gigantescas bodegas saturadas con productos rezagados; además de relanzar al mercado productos y marcas, cantantes, discos y conciertos para “ayudar a los damnificados” y, finalmente, como ya es costumbre inveterada para deducir sus “aportaciones” económicas y en especie del pago de los impuestos.

Acuse de recibo

Arturo Sandoval dice que “Es un honor participar en este apoyo” a la solicitud al Senado para que otorgue la medalla Belisario Domínguez a Fausto Fernández Ponte… Editorial Crítica (Claudia Romero y Laura García) y el Fondo de Cultura Económica “Invitan a la presentación del último libro que escribió el historiador más influyente del siglo XX, Un tiempo de rupturas de Eric Hobsbawm”. Presentan: Enrique Semo, Gilberto López Rival y Carlos Illades, el 1 de octubre, a las 19:00 horas en la librería Rosario Castellanos (Tamaulipas 202, esquina Benjamín Hill, colonia Hipódromo Condesa”… Joel Ortega Juárez invita a la presentación de Libertad de manifestación: conquista del movimiento del 10 de junio de 1971 (UNAM, 2013) en el Aula Magna Jesús Silva Herzog de la Facultad de Economía de la UNAM, Ciudad Universitaria, el martes 1 de octubre a las 12 horas. Presentarán Eliezer Morales y los estudiantes Yuriani Gómez, Neftalí Granados y Said Pérez. La presentación será parte del proceso de renacimiento del movimiento estudiantil en la UNAM, cuyas asambleas son inmensas, las más grandes de la historia del movimiento estudiantil, del cual formé parte en 1968 y 1971 como integrante del Comité de Lucha de Economía. En muchas jornadas de lucha de aquellos años participaste, tú, Eduardo Ibarra Aguirre”.

forum@forumenlinea.com             www.forumenlinea.com

 

 

Share

Comentarios

Deja un comentario

Debes estar logueado para escribir un comentario.