Opinión.
¿OTRO “CHIMALHUACANAZO” EN CHICOLOAPAN, EN VÍSPERAS DEL SEGUNDO INFORME DEL GOBERNADOR ERUVIÉL?

Publicado el 27 agosto, 2013
Archivado bajo Artículo | No hay comentarios

Juan Lazaro Santiago.

Juan Lazaro Santiago.

* Ejidatarios piden que Andrés Aguirre Romero saque las manos de la asamblea ejidal

* Autoridades estatales no atendieron la petición de seguridad para asamblea de remoción.

* El alcalde De Chicoloapan busca confrontar a ejidatarios para responsabilizar a Antorcha.

Por. Juan lázaro Santiago.

A unos días del segundo informe del gobernador Eruviél Ávila Villegas, en el municipio de San Vicente Chicoloapan, hay las suficientes condiciones sociales para que haya una agresión física contra ejidatarios que promueven la remoción del presidente del comisariado ejidal, Juan Manuel Zavala Díaz, quien es acusado de estar al servicio del alcalde priista, Andrés Aguirre Romero, para despojarlos de 27 hectáreas de sus tierras de uso común.

En el primer informe (hace un año), sí usted recuerda amigo lector, se suscitó una riña colectiva entre mototaxistas del Partido Movimiento Ciudadano (PMC) y de Antorcha Popular, que dejó a dos personas muertas y a más de 30 lesionadas.

En aquella ocasión – cinco de septiembre del 2012- mientras que Eruviél Ávila recibía las felicitaciones del presidente Enrique Peña Nieto y de toda la clase política mexiquense, en Chicoloapan, se agarraban a golpes y se registraban disparos de armas de fuego.

Uno de los ingredientes que fue un factor decisivo para esa riña fue la omisión de funcionarios del gobierno del estado de México que no supieron atender el problema entre los mototaxistas y permitieron que llegaran a los golpes, con resultados fatales.

Hoy, la también omisión de funcionarios estatales (de la secretaría general de gobierno, Secretaría de Seguridad Ciudadana y Procuraduría General de Justicia del estado de México) ayuda a preparar un terreno minado para que se repita la historia de otra agresión también con resultados fatales.

En esta ocasión, las agresiones pueden ocurrir contra un grupo de ejidatarios que convocaron a una asamblea interna para ventilar la petición de destituir al presidente del comisariado ejidal, Juan Manuel Zavala Díaz, por el conflicto que se ha registrado por la posesión de 27 hectáreas, que requiere el presidente municipal para los proyectos de un tecnológico y de una vocacional del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Pero usted se preguntará porque hay riesgos de agresiones en contra de los campesinos de Chicoloapan? Bien, le explicó, el alcalde Andrés Aguirre se comprometió ante el gobernador Eruviel Ávila, a conseguir terrenos para un tecnológico, una vocacional del IPN y para un hospital.

Sin embargo, en vez, de usar el diálogo y el consenso entre los ejidatarios de San Vicente Chicoloapan, impuso la fuerza pública y la manipulación política para hacerse de esas 27 hectáreas de uso común.

Si usted tiene tiempo amigo lector,  analice el video en you tube http://youtu.be/IhEiSADbvfw de la asamblea del pasado 27 de junio, en la que el presidente municipal Andrés Aguirre Romero o consúltelo en la categoría de Chicoloapan en el portal digital reporterosenmovimiento.wordpress.compara que se dé cuenta del manipuleo del alcalde de Chicoloapan y del presidente del comisariado ejidal, Juan Manuel Zavala Díaz, para que la asamblea “fuera a su favor”.

La asamblea inicia con la petición del presidente municipal en el sentido de que pide a los campesinos a no estar en el rezago educativa y darle a los jóvenes oportunidades de vida y de triunfo.

Los ejidatarios escucharon pacientemente y con respeto las palabras de Andrés Aguirre Romero, durante su exposición de motivos para lograr la donación de las 27 hectáreas.

Pero en un momento empiezan las rechiflas de ejidatarios que no están de acuerdo con regalar sus terrenos, mientras que otro grupo aplauden a favor del alcalde de San Vicente Chicoloapan.

Los gritos de “votación, votación” se dejan escuchar. Algunos que están en desacuerdo se acercan a la mesa de las autoridades ejidales para reclamar.

Es evidente el desacuerdo de un buen número de ejidatarios, incluso, llegan a la riña verbal y posteriormente, algunos se retan a golpes. Esto es aprovechado por las autoridades municipales para meter a la asamblea ejidal a la policía estatal (grupo FAR) que se puso a la defensiva de la mesa directiva y también había presencia de policías municipales vestidos de civil en el interior del salón ejidal como se puede observar en el video.

En el minuto 29.14 del video se registra el primer intento de riña y de inmediato entra la fuerza pública estatal para contener a los inconformes. La gente se indigna y grita “¡sáquenlos!, ¡sáquenlos!” en referencia a la presencia de la policía estatal en plena asamblea ejidal.

Sin embargo, en vez, de que la asamblea fuera suspendida por falta de garantías y por supuesto, por la penetración de la policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), las autoridades ejidales aprovecharon la situación para llamar a votar “por mayoría” y se vieron manos alzadas de ejidatarios que apoyan al alcalde Aguirre, pero también de funcionarios públicos municipales y de los policías locales vestidos de civil.

Los ejidatarios pedían voto por voto, para que se contarán las boletas de los campesinos que estaban a favor y los que estaban en contra para validar la asamblea, pero no se hizo, y se cayó en la ilegalidad.

Esta situación hizo que un grupo de ejidatarios realizaran una petición ante la Procuraduría Agraria de Toluca (no de Texcoco porque ahí tiene las manos metidas Andrés Aguirre) para que se convocara a una asamblea para exigir la destitución de su autoridad ejidal.

Pero el alcalde Aguirre y sus funcionarios municipales, así como regidores del PRI, metieron más la mano en la asamblea ejidal y empezaron a mover toda la estructura política del PRI afín, para iniciar una campaña pública en contra de los ejidatarios que promueven la remoción de Juan Manuel Zavala.

Por ello, en las calles se ven pintadas, leyendas como “no a la remoción”, mientras que en los postes y mantas, se lee “Sí a la remoción”. Pero no solo esto, en vehículos de taxis tolerados, moto taxistas y vehículos privados se ven letreros a favor y en contra de la destitución de la principal autoridad ejidal en Chicoloapan.

El pasado 23 de agosto, durante la primera asamblea para la petición de remoción, el presidente municipal no solo metió la mano, sino también, a través de sus operadores políticos, llevó a grupos de vándalos conocidos como Los Talibanes, los King Kongs y Los Mimosos (estos están al servicio del presidente municipal de Los Reyes la Paz) para intimidar sitiar el auditorio ejidal y evitar que se realizara la asamblea.

Había unas 500 personas ajenas y de filiación priista afuera del auditorio ejidal, listos para cualquier enfrentamiento o agresión, ya que están preparados para ello, lo que impidió la llegada de la mayoría de los campesinos que tuvieron temor a ser agredidos.

La asamblea, por supuesto, que no se realizó y así lo comprobaron los representantes de la Procuraduría Agraria que llegaron a Chicoloapan para verificar la asamblea, pero que tampoco pudieron ingresar al auditorio copado por los grupos de golpeadores.

Según entiendo, en las asambleas ejidales no deben de haber gente externa que influya en las decisiones de los ejidatarios, pero en Chicoloapan, el presidente municipal Andrés Aguirre, quiere mover todo a favor para quedarse con las 27 hectáreas y poder cumplir con sus proyectos educativos, sin consenso, pero si bajo la imposición y la manipulación.

Ahora, se espera que se emita la segunda convocatoria por parte de la Procuraduría Agraria, pero el temor es el mismo, la llegada de los grupos golpeadores para intimidar a los campesinos opositores al alcalde Aguirre.

Y para evitar una agresión estilo Chimalhuacán en el año 2000 o San Salvador Atenco, en el 2006, los ejidatarios piden la presencia de la policía federal o el ejército, para que se impida la llegada de grupos agresores.

Ellos, los campesinos no confían en la policía municipal o los de la SSC porque ya quedó comprobado que están a favor de Aguirre Romero, como se vio en la asamblea ejidal del 27 de junio.

Así que en vísperas del segundo informe del gobernador Eruviél Ávila Villegas, se puede suscitar hechos violentos en Chicoloapan, sí no se vitan y se garantiza la paz social. Pero el gobernador debe de llamar a cuentas a Andrés Aguirre para que no sea el principal causante de la violencia con el “acarreo” de sus grupos agresores.

Además, ¿por qué los funcionarios estatales que deben de garantizar la tranquilidad en la zona oriente del estado de México permanecen omisos ante esas condiciones sociales para la violencia?

Y ojo: el maquiavélico Andrés Aguirre quiere hacer pensar que sí se registra una agresión o enfrentamiento, de inmediato echarle la culpa a la organización priista de Antorcha, ya que durante la presencia de grupos de golpeadores el pasado 23 de agosto en el auditorio ejidal, se gritaban consignas contra esa agrupación, cuando “ni vela tiene en ese entierro”.

PARA EL ARCHIVO…

Otro conflicto en puerta, es en la colonia San José, donde el alcalde Aguirre, busca quedarse con un deportivo para la construcción de un hospital. Ahí, también lleva a sus incondicionales para intimidar a los colonos que no se quieren quedar sin cancha deportiva.

 
 
 
 
 
Share

Comentarios

Deja un comentario

Debes estar logueado para escribir un comentario.