Independientemente de la religión que profeses; católica, mormona, protestante o testigo de Jehová.
CÓMO PUEDES VENCER EL DESÁNIMO.

Publicado el 21 noviembre, 2013
Archivado bajo Artículo | No hay comentarios

309585_274598732563947_1782525041_n*Una persona desanimada es vulnerable al espíritu de murmuración y arremete contra Dios. Por situaciones como estas u otras más, muchos terminan suicidándose.

*Esforzaos y cobrad ánimo! No temáis ni tengáis miedo de ellos, porque Jesucristo, tu Dios, es el que va contigo; note dejará, ni te desamparará”. Deuteronomio 31.6

Por. Oscar Chiunti Sierra.

Los tiempos que hemos vivido y estamos viviendo bajo creencias y costumbres, llenos de inmunidad; crueldad, desamor, infidelidad, injusticia, libertinaje, desobediencia etc. Es importante queridos y amados hermanos que nos demos cuenta, que descubramos quien nos gobierna y a quien debemos rendir cuentas, el objetivo es   que reconozcamos las causas del desánimo y lo primordial encontrar respuestas y soluciones para desecharlo.

Confrontar al espíritu de desánimo y detener su operación en el cuerpo de Cristo.

INTRODUCCIÓN: En algún momento de la vida todos hemos pasado por momentos de desánimo. Uno de los principales motivos es la estrategia del enemigo de destruir nuestras emociones, sacarnos del camino y alejarnos del propósito que Dios tiene para nuestra vida.

¿Qué es el desánimo? Desánimo es la palabra griega adsuméo, que significa estar descorazonado, carecer de valor y fuerzas para seguir adelante.

¿Cuáles son sus causas? La falta de comunión con Dios. La persona que no tiene una relación personal con Dios se desanima. Al no tener la palabra de Dios ni vivirla, el Espíritu Santo no morará en ella. ¡Cómo no va a estar desanimada, si no tiene a Dios!

Usted podrá decir “yo creo en Dios” amado hermano, con todo el respeto que me mereces, para creer en Dios; debemos conocer lo que está escrito en ese libro conocido como la Biblia, la palabra de Dios es lo que existe y escrito ahí.

Las circunstancias negativas. Fijar nuestra atención en situaciones adversas como; Las obras de la carne.

Gálatas 5:16-26

Pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Mas el fruto del Espíritu. Es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Porque los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros. Eso nos va a distraer del Señor Jesucristo y del llamado que Él tiene para con nosotros.

Los comentarios negativos de la gente. Envolvernos en la crítica o el chisme que no nos dejara nada bueno y que nos desanimará. No haga ni preste sus oídos a comentarios negativos del ser humano; es mas no se confié de usted mismo, ni de su propio corazón, porque el corazón es engañoso, por eso ay que saber de las sagradas escrituras, busque encontrarse con la presencia del Señor Jesucristo, lea su biblia ahí lo encontrara, sea usted sincero, honesto, leal y séale fiel a Él.

“Una victoria muy peleada. Cuando se lucha por algo durante mucho tiempo y se obtiene el objetivo”, el enemigo (el diablo, lucifer, satanás o como usted lo conozca) enviará un espíritu de desánimo para impedir el gozo y detener a la persona que tiene su mirada en el Señor Jesucristo.

¿Cuáles son las actitudes de la persona que está desanimada?

Aislamiento. La persona desanimada se aísla, levanta auto barreras y desanima a otros. Autocompasión. Después del encierro, desarrolla auto lástima y comienza con expresiones como “nadie me quiere”, “no me toman en cuenta”, “estuve enfermo y no me visitaron”, etc.

Crítica y murmuración. Una persona desanimada es vulnerable al espíritu de murmuración y arremete contra Dios. Por situaciones como estas u otras más, muchos terminan suicidándose.

 

 

 

Share

Comentarios